miércoles, 11 de mayo de 2011

MI EXPERIENCIA EN EL PCPI




Mi nombre es Yazmina y soy estudiante de 2º curso de Comercio del PCPI de Barakaldo. Actualmente estoy a punto de terminar, me encuentro realizando mi periodo de formación práctica en la tienda KIABI del Megapark, y la verdad, estoy muy contenta.

Me gustaría recalcar que estoy muy muy contenta con la experiencia que estoy viviendo, ya que cuando llegué, rebotada de otro centro igual que casi todos mis compañeros, no estaba muy segura de dónde me estaba metiendo. Al salir del colegio, sólo tenía dos opciones, ir al instituto o ir al PCPI (aún CIP cuando yo llegué aquí). La opción del instituto, no me parecía buena puesto que mi intención no era seguir estudiando durante mucho más tiempo, así que opté por el PCPI, a pesar de la malísima reputación que nos habían contado que este tenía.

Llegué un poco asustada y muy a la defensiva porque no estaba muy segura de lo que podía encontrarme. En cambio, al de muy poquito de llegar, me di cuenta de que toda la información que tenía sobre el PCPI no cuadraba en absoluto con lo que yo estaba empezando a sentir. Mi cambio de opinión fue radical, por no hablar de mi cambio de actitud. La forma en la que te tratan aquí no tiene nada que ver con cómo lo hacían en el colegio, esto es mucho más personalizado, más cercano, más personal. Te hacen sentir segura de ti misma, de que tú también puedes hacer algo con tu vida, de que eres útil. Recibes mucho apoyo, como nunca antes lo habías recibido, y mucho cariño.

Para mí esto ha sido una de las mejores experiencias de mi vida hasta ahora, estoy encantada de haber elegido esta opción. Además de haber aprendido mucho sobre la profesión, he aprendido sobre cosas tan importantes como yo misma, a conocerme, a admitir mis defectos y potenciar mis virtudes para poder sacarlos el máximo partido posible.

Ahora sé que desde la posición en la que me encuentro en estos momentos va a ser mucho más sencillo para mí poder despegar hacia el futuro porque soy una persona mucho más segura.

La experiencia ha sido tan buena, que no me importaría repetirla o incluso quedarme otro añito más por el PCPI, al final, parece que dos años son una eternidad, pero saben a muy poco. Y estoy segura de que la clave de que esta experiencia resulte tan positiva para casi todos nosotros está en el trato recibido.