viernes, 18 de noviembre de 2011

DEL PCPI A MISTURA 2011

Mi nombre es Edson. Llegué al PCPI en el año 2008 un tanto indeciso y con las ideas muy poco claras sobre dónde estaba ni qué iba a ser de mí puesto que ni siquiera conocía mucho la profesión en la que iba a empezar a formarme: LA COCINA.


Según pasaba el tiempo e iba sabiendo un poco más, empecé a “engancharme” y eso que entré más por obligación que por otra cosa puesto que mi madre me empujaba a ello constantemente. He de decir, que, a día de hoy, estoy absolutamente enamorado de esta profesión. Además, no puedo dejar de mencionar que cada día evoluciono y mucho.


Una vez acabadas las clases en el PCPI, me mandaron a completar mis estudios en la cadena Ercilla, en el Hotel Don Diego López de Haro para realizar mi periodo de formación práctica.


Cumplidos los 3 meses de prácticas, el jefe de cocina que allí tenía, me ofreció quedarme a suplirle mientras él se iba de vacaciones. Más tarde pasé del Hotel López de Haro al Hotel Ercilla, y ahí es donde comprendí que debía seguir formándome si quería seguir ascendiendo.


Me matriculé en la Escuela de Hostelería de Artxanda y allí, uno de mis profesores cuando vio las ganas, ilusión y empeño que ponía en la cocina, me mandó a hacer prácticas al Restaurante Azurmendi donde conocí al afamado cocinero Eneko Atxa. Para mí fue como un sueño trabajar allí. Un sueño que se hacía realidad.


He de estar eternamente agradecido a toda la gente que me estuvo apoyando desde que comencé en el PCPI, siempre a mi lado dándome ánimos para continuar.




Me apena no haber sido un poco más maduro y haber aprovechado mejor el tiempo que pasé aquí, y eso que he de admitir que al principio fue más duro de lo que esperaba: Sólo Mikel (el profesor de taller de 1º) y yo sabemos el tiempo y el esfuerzo que me llevó aprender a hacer un rebozado bien hecho…




Del PCPI a Mistura 2011, Feria Gastronómica Internacional de Lima, de la mano de Eneko Atxa, donde me codeé con los mejores cocineros del momento, incluso salí al escenario a presentar los platos del Azurmendi (estaba allí de prácticas aún) lo que fue un orgullo y un sueño cumplido para mí.



Ahora debo seguir estudiando y trabajando duro puesto que mi intención es estar a la altura de los mejores cocineros del panorama nacional.